neobancos y banca digital

La Banca ante el colectivo de millennials y Generación Z y en competencia con los Neobancos

Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp

Generación Millennial y generación Z: características, aspiraciones y retos

Millennials y generación Z. Seguro que son conceptos que os suenan o que algunos de vosotros hasta os sentís identificados con ellos. Se trata de dos generaciones digitales: aunque la primera no nació en un mundo digital, ha convivido con la tecnología gran parte de su vida y la segunda, la generación Z, ya ha nacido en un mundo digital. Por ejemplo una persona nacida a principios de los noventa, millennial, recordará la irrupción de internet en casa o en la escuela durante su infancia. Y una persona nacida a partir de finales de los noventa, seguro que ya jugó durante toda su infancia a juegos online o a la PlayStation, en vez de tener una Game Boy. ¡Sí, Spice Girls o Justin Bieber! Estos serían dos referentes icónicos de las dos generaciones, respectivamente.

El denominador común de estas generaciones es claro: son digitales. Aún y así, la generación Z es la primera que se considera nativa digital y su relación con este mundo es más profunda. A la generación millennial de pequeños se les auguraba un futuro prometedor, pero toparon con la gran crisis financiera del 2008 y tuvieron que lidiar con un mercado laboral sin oportunidades para ellos. La generación Z no es que lo haya tenido mucho mejor, creció observando esta desesperanza y sabiendo que en sus manos estaba cambiar el mundo. Y claro está, la tecnología juega un papel muy importante en todo este entorno.

Son generaciones muy preparadas, muy formadas y con un gran potencial, sin embargo han tenido oportunidades laborales escasas. Quizás, es por esto que se piensa que su relación con las finanzas es escasa, sin embargo, nada más alejado de la realidad. Por ejemplo, la generación Z ya tiene un poder adquisitivo mundial de 140.000 millones de dólares. Se ha comprobado que es más consciente e independiente desde el punto de vista financiero que sus predecesores.

¿Se está quedado obsoleto el modelo de banca tradicional para estas generaciones?

El modelo de banco con sucursales, oficinas, gestores, cajeros automáticos y tarjetas de crédito no se acaba de adaptar a estas generaciones. Son las generaciones de la inmediatez y de la agilización en los trámites y gestiones. Por ejemplo, no conciben en desplazarse para realizar trámites y gestiones y aún menos tener que hacer cola para ello. Los bancos lo saben y han empezado a comprender qué es lo que mueve a los millennials: ya hace tiempo que podemos hacer muchas de las operaciones a través de la banca digital.

Sin embargo, la entrada en el mercado de la Generación Z (nativa digital) ha supuesto un enorme cambio en los comportamientos y expectativas de los clientes y aquí es dónde entran en juego los neobancos (lo contamos más adelante). La generación Z no ha conocido la vida sin tecnologías digitales como los smartphones y las redes sociales. Por consiguiente, son exigentes: pueden abandonar una marca o un servicio debido a una aplicación móvil mal diseñada o a un número limitado de canales.

Esto ha transformado la forma en la que las empresas deben trabajar para comunicarse y conectar con ellos. Se trata de una generación que se mueve entre el mundo online y el offline como si fueran el mismo. Y con Amazon y Google ofreciendo nuevas experiencias bancarias automatizadas y personalizadas al alcance de la generación Z, los bancos tradicionales se enfrentan al riesgo de perderlos como clientes a menos que ofrezcan experiencias más auténticas.

Entonces, ¿cómo pueden los bancos atender a uno de los mercados de consumo de más rápido crecimiento en el mundo cuando sus demandas no solo son diferentes, sino más volátiles?

Recopilamos las principales claves de un reciente análisis sobre las finanzas y los millennials elaborado por The Financial Brand:

  1. La digitalización no es una opción: los millennials son los primeros nativos digitales, pero la generación Z, ya vive en los mundos online y offline como si fueran el mismo.
  2. Cuanto más sencillo y ágil, mejor: la inmediatez, la comodidad y la flexibilidad deben ser un must. Y sí, la gran mayoría de bancos permiten muchos trámites online, pero a menudo tenemos aplicaciones poco atractivas e intuitivas. Además, siguen habiendo gestiones presenciales (la más importante: abrir una cuenta).
  3. Sin ataduras. 6 de cada 10 consumidores están dispuestos a cambiarse de entidad. Son generaciones exigentes, no se quedan con “lo de siempre por comodidad”, sino que siempre están en constante búsqueda de productos y servicios que les ofrezcan mejores prestaciones.
  4. Configurable: Los millennials sí se preocupan por sus finanzas y quieren tomar las riendas de estas.
  5. Son generaciones preocupadas por el futuro, puesto que han crecido en un mundo de crisis (no solo la económica, también la climática, la energética, la pandemia…) y, entre otros, también quieren asegurarlo a través de las finanzas.

Vamos a hablar de qué modelos de banco son atractivos para estas generaciones y los que seguro que marcarán el futuro de la banca.

Las finetech: la filosofía tecnológicas de las empresas financiera para llegar más lejos.

Es un concepto parecido al de Legal Tech. Al igual que las Legal Tech utilizan la tecnología para hacer más eficiente el ejercicio del derecho, las finetech usan la tecnología para crear productos y servicios financieros más efectivos, personalizables y atractivos. Estas empresas emplean tecnologías similares a las que os hemos ido comentando en nuestras entradas sobre Legal Tech: big data, blockchain, apps móviles… Un ejemplo sería Adyen, una plataforma de pagos para diferentes canales de venta que emplea la tecnología machine learning para optimizar las transacciones. Otro ejemplo son los neobancos, que les vamos a dedicar un apartado especial en este artículo.

Los neobancos: la revolución digital de la banca

Los neobanks o neobancos son bancos totalmente digitales. Es decir, se pueden realizar todas las transacciones y gestiones de forma online, sin tener que desplazarse a una sucursal, puesto que tampoco las hay (no son necesarias). Aparte, como toda finetech, utilizan la tecnología para generar productos atractivos y más eficientes, es decir, ahorrando costes y optimizando servicios. Pensad que solamente el ahorro de infraestructuras ya les permite ofrecer productos financieros a precios competitivos. ¿Ejemplos? Bnext, Revolut, N26… Estos neobancos permiten, entre otros, abrir una cuenta, pedir una tarjeta asociada y operar de forma ágil y desde casa. Por otro lado, la integración con diferentes criptomonedas en plataformas como Revolut para invertir en criptoactivos de manera sencilla ha sido muy bien valorada por estos colectivos.

La competencia entre la banca tradicional y los neobancos para llegar a las generaciones millennial y Z.

La banca tradicional es consciente de lo atractivos que son los neobancos para estas generaciones y ya se han puesto las pilas desde hace tiempo (un ejemplo lo encontramos en la plataforma Bizum). Estos avances son notorios y se están popularizando entre diferentes públicos. Sin embargo, la banca tradicional aún está lejos de adaptarse a las necesidades de la generación millennial y mucho menos de la generación Z. Para ellos, los neobancos son un producto mucho más potente. En definitiva, proporcionan una mejor experiencia de usuario que las de los bancos tradicionales.

¿Hablamos?

Estaríamos encantados de escucharte.

Compartir:

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Posts Relacionados