Saltar al contenido
Expedientes ¿Pensando en transformar tu despacho en una Legal Tech_

¿Pensando en transformar tu despacho en una Legal Tech?

¿Estás pensando en transformar tu despacho en una Legal Tech? Cada día hay más despachos de abogados que empiezan su transformación digital hacia Legal Tech. El motivo es claro: la capacidad de las empresas Legal Tech para gestionar grandes volúmenes de información gracias tecnologías como la inteligencia artificial. 

Si tienes un despacho de abogados pequeño o mediana y has oído hablar de Legal Tech, quizás creas que es cosa de las grandes empresas. Nada más alejado de la realidad. Legal Tech es el futuro de la abogacía y, lo más importante, está a vuestro alcance. 

En esta entrada vamos a responder las primeras preguntas que os podéis hacer si estáis reflexionando sobre si dar el paso a Legal Tech. 

El concepto de Legal Tech se usa para definir las empresas del ámbito legal que utilizan las nuevas tecnologías con el propósito hacer más eficiente el ejercicio del derecho. Por lo tanto, son empresas tecnológicas, pero no hablamos solamente de CRM, software en general o hardware… Legal Tech va más allá: hablamos de tecnologías innovadoras como la inteligencia artificial. ¿El objetivo? Ser más efectivos y eficientes: mejores resultados para el cliente y una reducción de los costes.

El negocio de las Legal Tech se encuentra en expansión. Según el portal Statista, el mercado global de tecnología legal se valoró en 17.600 millones de dólares estadounidenses, y las previsiones para los años venideros son de aumentos más significativos.

Una Legal Tech puede abordar los diversos tipos de procedimientos judiciales de nuestra legislación, en mayor o menor grado, de acuerdo al nivel de particularidad del área jurídica. 

Existen áreas del derecho en donde la tecnología también aporta un valor importante, pero debido a la particularidad de cada caso, mucho menos. Estamos hablando del derecho de familia o del derecho penal. 

Sin embargo, en otras áreas del derecho el encaje de los procedimientos con la tecnología es mucho mayor, incrementado la eficacia en su gestión y una mejora de los resultados. Es el caso de las reclamaciones de  deudas y la defensa ante reclamaciones masivas contra entidades y organizaciones. 

De las diversas actividades jurídicas con el tiempo hemos evolucionado a fórmulas de contratación masivas: tarjetas de crédito, financiación de vehículos, préstamos personales, seguros personales o del hogar, financiación a través de fintech…

Es decir, si la contratación se ha uniformado; en el momento de la reclamación, también se ha trasladado el mismo proceso. Por eso, surge la necesidad de gestionar grandes volúmenes de demandas que, si bien parten del mismo negocio jurídico, su judicialización admite diversas interpretaciones para los juzgados o para los propios demandados.

Como supondréis, para la gestión de estos grandes volúmenes de demandas y escritos los medios convencionales han quedado totalmente obsoletos: tiempo, eficiencia y coste. Solamente los despachos que hayan realizado la transformación a Legal Tech pueden abordan las necesidades de los financiadores, cuyo interés es poder recuperar las inversiones pendientes de pago a la mayor brevedad. 

¿Qué pasa con la resistencia al cambio?

Software, CRM,  tecnología, API, AI, ML… En definitiva, se trata de medir el grado de transformación digital de una compañía con actividad legal. El abogado, de forma convencional, ha sido un profesional amante de los papeles, carpetas y de una redacción muy depurada. De siempre, los abogados se han manejado con muchos libros, reglamentos, leyes, tratados, etc. Y esta habilidad, que se ha convertido en virtud, tiene mal encaje con la tecnología que mencionamos al principio. En consecuencia, un despacho de abogados convencional tiene un hándicap muy alto ante un proceso de transformación digital.

Una Legal Tech es una empresa de servicios jurídicos. En cualquiera de las áreas del derecho, o servicios adyacentes del mismo, en donde se haya realizado un cambio cultural y de organización. Ahora todo ello se denomina transformación digital, para actualizar la actividad jurídica a las nuevas tecnologías. Esto siempre supone que entren en la empresa ingenieros, técnicos de IT… Y para ello debe existir una predisposición empresarial al cambio, a veces difícil de encajar con el paradigma tradicional del derecho, pero necesaria para transformar tu despacho en una Legal Tech.

¿Pensando en transformar tu despacho en una Legal Tech_

Transformación digital: los abogados necesitan hacer su trabajo

Por otro lado, los equipos legales quieren hacer su trabajo de la mejor manera posible. No obstante, en incontables ocasiones los circuitos burocráticos y la gestión de grandes cantidades de información hace que esto se convierta en un trabajo costoso. En un mundo digital, es necesaria la figura del abogado digital, a la altura también de un nuevo cliente que tiene unas expectativas claras y unos conocimientos previos. Aquí la tecnología nos puede ser de gran ayuda.

Es decir, podemos emplear la tecnología para automatizar procesos y gestionar expedientes. Además, los grandes volúmenes de datos no nos deben asustar porque, hoy en día, gracias a la tecnología nos permite hacer predicciones para tomar las mejores decisiones y poder ofrecer a los clientes previsiones de resultados aceradas.

 Por eso, es importante preparar bien la transformación digital, para que los equipos puedan afrontarla con todos los recursos necesarios. Como hemos dicho, será necesario invertir en tecnología e incorporar perfiles tecnológicos en nuestro equipo que entiendan nuestra forma de trabajar y nos ayuden a mejorarla. 

No debemos olvidar nuestra tarea como líderes para transmitir las necesidades y las ventajas del cambio a nuestros equipos. Deben saber por qué se está haciendo y las ventajas que les va a suponer dicho esfuerzo de adaptación.

De todo ello debemos concluir que para transformar un despacho en una Legal Tech son necesarios los siguientes aspectos:

  • Una cultura empresarial con grandes capacidades en talento. Los “abogados digitales” deben seguir practicando el derecho, aprovechando la oportunidad de unas herramientas muy potentes.
  • Las empresas Legal Tech deberán estar constituidas por equipos multidisciplinares en los cuales equipos de back office e Ingenieros deberán compartir recursos y habilidades con abogados.
  • La implementación y el uso de la tecnología debe estar en el centro de la actividad. Aquí es importante planificar correctamente una transformación digital e implicar a todo el equipo en ella. 
  • Hacia la automatización de los procesos. Es decir, implementar un workflow para evitar trabajos duplicados y acciones estériles. Se trata de ser altamente eficientes.
  • Ofrecer un servicio integral. Significa que el letrado y el procurador se convierten en una sola figura, tanto para la interlocución, como para responsabilidad del procedimiento, facturación, tmo´s…

Al final, una Legal Tech no es más que una empresa del ámbito jurídico que ha realizado una transformación digital adecuada, mediante la tecnología disponible y de acuerdo a los kpi´s que esperan las empresas de inversión. Y esto es el futuro: las demandas masivas y los servicios BPO se convertirán en la actividad principal de las empresas legales, que deberán trabajar e invertir en un nuevo segmento empresarial, Legal Tech. 

¿Hablamos?

Estaríamos encantados de escucharte.

Compartir:

LinkedIn
Twitter
WhatsApp

Posts Relacionados

¿Qué es una Due Diligence?

La finalidad de una Due Diligence es evaluar si una empresa cumple una serie de requisitos o diligencias, de aquí el término.