Saltar al contenido

Nueva Ley de Medidas de Eficiencia Digital

El Gobierno ha aprobado el Proyecto Ley de Medidas de Eficiencia Digital. Una ley que llevábamos tiempo esperando y que, sin duda, la pandemia ha acelerado su publicación. Aunque llevamos tiempo viendo como se producen avances tecnológicos que puede beneficiar la justicia… Hoy en el blog os contamos todo lo que debéis saber sobre la nueva  Ley de Medidas de Eficiencia Digital.

Una digitalización de la Justicia 

Tal como dice el Boletín Oficial de las Cortes Generales, número 116-1, la ley tiene dos grandes objetivos:

  • Generalizar el uso de los medios electrónicos en la relación con la Administración de Justicia.
  • Potenciar el Punto de Acceso General de la Administración de Justicia y el uso de las sedes judiciales electrónicas.

Sin embargo, podemos decir que el gran objetivo que está detrás de todo ello es, si lugar a duda, conseguir una justicia eficaz. Ser más eficientes, que los procesos no se dilaten tanto en el tiempo. 

De la mano de la evolución social

 Además de intentar llegar a un sistema judicial eficaz, la ley buscar ir de la mano de los cambios sociales y de las demandas de la ciudadanía como, por ejemplo, promover el acceso a la justicia. Es por ello que el hecho de digitalizar la justicia, es una necesidad para optimizar los procesos, pero también una demanda social. Tal como especifica el boletín: 

«La evolución cultural de una ciudadanía consciente de los retos que comporta la digitalización y, sobre todo, la utilidad de los nuevos instrumentos y herramientas tecnológicas al servicio de una mejor y más eficiente gestión de los recursos públicos (…). Implica para los poderes públicos el imperativo de abordar correctamente este nuevo marco relacional y, con él, delimitar y potenciar el entorno digital con el propósito de favorecer una más eficiente potestad jurisdiccional.»

Hoy en día, la tecnología es el medio de muchas de nuestras relaciones: redes sociales, mensajería instantánea… En el ámbito laboral, la tecnología ya no es solo un mero soporte, sino una forma en sí de resolver problemas. Es por eso que la Ley de Medidas de Eficiencia Digital busca una justicia proactiva, automatizada y accesible.

Una ley transversal 

Dicha nueva Ley de Medidas de Eficiencia Digital viene a substituir la anterior ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia. No obstante, también modificará leyes vigentes como la Ley 24/2001, de 27 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social; o la famosa, y tan mencionada en nuestro blog, LEC, la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil.

¿En qué consiste la Ley de Medidas de Eficiencia Digital?

Como siempre, vamos a tener que esperar a su despliegue y aplicación, que será a partir de 2023. No obstante, según el texto, que es garantía, la ley promueve y regula los siguientes aspectos:

  • La utilización de los medios electrónicos en la relación con la Administración de Justicia.
  • El Punto de Acceso General de la Administración de Justicia y el uso de las sedes judiciales electrónicas.
  • Un sistema de acceso único y personalizado para la ciudadanía: la Carpeta Justicia, donde se podrán consultar los expedientes o pedir cita previa.
  • Las videoconferencias se harán de forma segura y con garantías, para los efectos procesales. 
  • Se promoverá el expediente judicial electrónico
  • Se regula el trabajo deslocalizado con garantías. 
  • Veremos una generalización de las comunicaciones judiciales por vía telemática.
  • Tendrá en cuenta el impacto en diversos colectivos y promoverá el acceso universal a la justicia para eliminar, así, la brecha digital

La digitalización que tenía que llegar

Los profesionales hace tiempo que vamos esperando estas mejoras. Un ejemplo de ello es el uso que ha tenido el sistema LexNET desde su implementación, aún teniendo que mejorar en muchos aspectos. En este sentido esta ley significa para muchos de nosotros la digitalización que estaba por llegar. 

«El sistema LexNET, que empezó siendo un sistema de práctica de actos de comunicación con profesionales y hoy en día es utilizado en el ámbito competencial del Ministerio de Justicia y en la mayor parte de Comunidades Autónomas con competencias transferidas, junto con otros sistemas de información.»

La pandemia como detonante

Los despachos Legal Tech, lidiamos a diario con procedimientos de la administración sin digitalizar. Por otro lado, otros despachos siguen sin haber realizado una transformación digital de su negocio. Sin embargo, la pandemia ha supuesto un punto de inflexión. Así lo dice el texto que hemos consultado:

«Con motivo de la crisis pandémica COVID-19 en el año 2020, se constata la necesidad ineludible de pisar el acelerador, de manera firme y decidida, hacia el camino inevitable y deseable de la adecuación tecnológica de la Administración de Justicia.»

Dicha ley, regula, por ejemplo, las declaraciones por videoconferencia. Un paso que se tuvo que hacer, sin remedio, debido a la pandemia, pero que ha venido para quedarse, después de haberse comprobado su efecto en los procesos judiciales, tales como ahorro de tiempo y de recursos, muy apreciados. 

Así es, cada vez vemos más empresas que incorporan procesos automatizados en su día a día. Por otro lado, muchas firmas legales ven necesaria una transformación digital de su negocio. 

¿Una ley que llega a tiempo?

Es la hora de preguntarnos, ¿llega a tiempo esta ley?. Bien, como hemos comentado, la tecnología forma parte de nuestra realidad muy intrínsecamente. En la Justicia española, es evidente que hace tiempo que se usa la tecnología, pero… ¿Esta integración corresponde a los avances y las posibilidades que nos brinda? Desde luego que no.

Encontramos un ejemplo de ello en tecnologías como el machine learning, una rama de la Inteligencia Artificial que se lleva usando en muchos sectores: algoritmos que recomiendan series en Netflix, sistemas de reconocimiento de imagen aplicados al diagnóstico, conducción automática… ¿Y en el ámbito legal? Las empresas Legal Tech utilizan tecnologías innovadoras como la Inteligencia Artificial para gestionar los expedientes, pudiendo así extraer información de forma automatizada. 

Volvamos al tema que nos ocupa hoy. En el Sistema Judicial español se emplea la tecnología como un soporte, pero no se explota el potencial de las tecnologías arriba mencionadas. Cierto es que la nueva ley es un avance notorio, un paso más hacia la «tecnologización» de la justicia. No obstante, deberemos esperar para comprobar si se emplean las tecnologías más inteligentes para hacer más eficiente la justicia. 

Unas reflexiones inevitables

¿Qué pasará con los despachos que no hayan hecho su transformación digital? La brecha digital persiste en muchos sectores sociales pero también en el mundo legal. Nos tenemos que plantear que el acceso a la tecnología digital no siempre es fácil, pero es totalmente necesaria. Por ello, se precisan recursos para transformar un despacho en una legal tech. Los recursos serán un punto clave de dicha ley: esta modernización de la justicia será posible gracias a fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Unión Europea.

Crono Legal, una apuesta por una Legal Tech

Como venimos diciendo, la tecnología para abogados y empresas legales ya no es una opción, sino una necesidad. Pero los beneficios hablan por si solos: una forma de trabajar cómoda, pero eficiente, orientada al cliente; y siempre con los objetivos y los resultados en el punto de mira.  En conclusión, la tecnología permite que los profesionales del sector puedan dedicarse realmente al ejercicio del derecho, su principal objetivo y tarea.

En Crono Legal empezamos a usar la tecnología para automatizar procesos y gestionar carteras masivas. Sin embargo, hoy en día, disponer de una cantidad enorme de datos, nos permite hacer predicciones para tomar las mejores decisiones. Además, gestionamos grandes volúmenes de información sin perder la singularidad de cada expediente. Todo ello permite a nuestros clientes disponer de unos KPI´s, precisos y periódicos, una reducción de los TMO´s en tiempos procesales y, en definitiva, una mejora de su rentabilidad.

Convertirnos en una Legal Tech nos abrió un gran abanico de nuevas posibilidades. Es decir, gracias al desarrollo tecnológico, hacemos más eficiente el ejercicio del derecho.

¿Hablamos?

Estaríamos encantados de escucharte.

Compartir:

LinkedIn
Twitter
WhatsApp

Posts Relacionados

¿Qué es una Due Diligence?

La finalidad de una Due Diligence es evaluar si una empresa cumple una serie de requisitos o diligencias, de aquí el término.